El Legado de Júpiter

Extraña, distinta, lenta. Esas son algunas de las características de la serie de Netflix, que es más, fue cancelada con solo una temporada. Vamos a desmenuzarla aquí: 

El Legado de Júpter, dirigida por Steven DeKnight, y basada en los cómics del mismo nombre de Mark Millar y Frank Quitely, llegó a nosotros en mayo de este año, en medio de las grandes series de Marvel como WandaVision, Falcon y el Soldado del Invierno (Disney+) o Invencible (Amazon), e incluso, las series del Arrowverse, que añadieron a sus filas a Superman And Lois Lane. No hay momento mejor que el de ahora para recrear estas historias o darles más vida, como lo hizo HBO con Watchmen hace unos años o el propio Netflix con Umbrella Academy.

En este contexto heroico, Uthopian y La Unión intentarían ganarse los corazones de la fanaticada, cosa que no resultó del todo. Sheldom Sampson tiene una serie de visiones, luego de un episodio traumático en su vida. Él es atraído por una especie de fuerza que terminaría dándoles poderes a él y a las personas que lo acompañaron en su travesía. Así nace la Unión, un grupo heroico que parece pasado de moda en relación a como va avanzando la sociedad. El cuestionamiento es único… el código que rige la Unión y que defiende Uthopian, es aplicable a este entorno, ¿Se debe perdonar la vida de un villano que solo quiere matar y destruir?

Los códigos morales son importantes en nuestros héroes, y esas miradas maduras y más sociales han sido evidenciadas largamente con Batman y Superman, sobre todo en las historias alternas como Injustice o Red Son. Los códigos morales, el cómo se enfrenta la vida, son claves y giran en torno a los héroes. Aquí, en los héroes de Image Cómics, no es la excepción.

La premisa es bastante interesante y bien evidenciada en pantalla. Con eso cumple. La forma en cómo está contada me gustó bastante. Los flashbacks repentinos, las idas y venidas al pasado para descubrir la fundación de este grupo y su consolidación, y como deben enfrentarlos en la actualidad me parecen bien ejecutadas.

A mí me gustó la historia, de alguna forma me atrapó, me gustó ver algo distinto a lo que vi en Invencible, me gustó tomarme esta pausa de tanta acción y violencia, y mantenerlo como un viaje de origen y de cuestionamiento.

En relación a la música, el OTS escogido acompaña muy bien a la entrega en los momentos claves. Pero creo que los efectos no están muy bien llevados. Sigo mucho, y me apasionan las historias del Arrowverse, así que no me disgustaron estos efectos, he visto peores, pero creo que objetivamente hablando quedan muy coros con producciones como The Boys, la propia Umbrella Academy o las series de Marvel. En relación a los outfits, me gustaron harto.

Dejando todo aquello en claro, la falta de un antagonista evidente, o la poca claridad con la que se dan a conocer las cosas, es lo que le pasó la cuenta. Lamentable porque las agudas críticas cancelaron una historia que pudo haber explotado mucho más en su segunda temporada. Ahora, no toda la fe está perdida porque se ha especulado que “El Legado de Júpiter” podría emitirse en otra cadena televisiva, será cosa de tiempo para saber que pasa con este grupo de Súperhéroes.

En palabras finales, el Legado de Júpiter cumplió. Es una interesante serie, que muestra aspectos distintos a una historia de superhéroes tradicional, que está contada de buena forma, sin faltarle el respeto al espectador poniendo carteles gigantes de que ahora estamos en el pasado o en el presente a cada rato, y que tiene un buen giro argumental en el final de los episodios. Espero poder ver su segunda temporada en algún momento.

Nota: 7.4