Luego del éxito que significo Game of Thrones, HBO se encontró con un vacío en su programación, así que se arriesgó y lanzó Watchmen, la serie ubicada dentro del Universo de la novela gráfica de Alan Moore. Los fans estaban expectantes, y en verdad, no decepcionó ni en lo más mínimo. Acompañame a desmenuzar este impecable producto audiovisual. 

Watchmen está centrada en el 2019, 22 años después de los eventos ocurridos en los cómics con los que Alan Moore deslumbró al mundo. Los creativos de esta serie afirmaron que no cambiarían nada de los orígenes por los cuales se cimenta esta serie, y que a partir de eso, crearía algo nuevo. Por ende, lo único que debes leer “Watchmen” y ya puedes ver la serie.

La apuesta de HBO usa a su serie para representar a la sociedad, tal y como lo hizo la obra de Moore. En esta ocasión, lo hacen con el tema racial, los supremacistas blancos y los oprimidos, tomando como punto de partida, la masacre ocurrida en Tulsa en 1921.

Para que no se confundan, repasaré algunos hechos que están en los cómics, como los Minutemen, el primer grupo de héroes formado por Justicia Enmascarada, en la década de los ’40. La victoria de USA en Vietman, apoyados por el Doctor Manhattan, y la permanecia de Nixon en el poder, hasta su muerte, (eventos explicados en los avances de la serie, y por los creadores en entrevistas) lo reemplaza Ford, su viceprecidente, para luego perder con Redford a inicios de los ’90, lo impactante es que el propio Redford sigue gobernando en USA en 2019. En este universo no hay teléfonos inteligentes y tampoco internet.

Dicho aquello… La trama es brutal. Yo la vi sin saber nada de lo que hablaron los creadores, solo con los conocimientos previos de los cómics, y fue un viaje tremendo. La vi en dos días más o menos, y cada capítulo que avanzaba quedaba más colgado de lo que pasaba. Es un show que hay que ver con atención, que mantiene el tono de lo que quiso mostrar Moore, y con una temática, como el racismo, a tono con lo que pasa en el mundo actualmente… A veces uno piensa que estos temas son del siglo pasado, pero no… siguen presentes, y están ocultos entre las sombras, tanto para afroamericanos, como para personas de piel oscura alrededor del mundo y como para aborígenes en territorio latinoamericano. Una realidad que apesta, y a la que hay que combatir.

Volviendo a Watchmen, tenemos nuevos personajes, bien desarrollados, como lo son Angela Abar, interpretada por la ganadora de Oscar de ese año Regina King, y Wade Tilman (Tim Blake), ambos pertenecientes al cuerpo de policía. Hay personajes antiguos, para los nostálgicos, como Ozymandias (Jeremy Irons) y Laurie (Jean Smart).

Es curioso ah, porque justo lo que la serie quería combatir y poner en la palestra, fue algo que se dio con la elección del cast para algunos personajes, lo cual encuentro que es absurdo, porque está con total justificación dentro de la serie… Pero bueno, ahí se nota cuando algunos todavía son racistas, y no puristas, con sus comentarios del cambio de color de piel para algunos personajes.

En relación a los efectos visuales, están bien logrados en su mayoría. Algunos no dan el tono, pero no distraen de la trama principal. El OTS es bellísimo y acompaña de buena forma el desarrollo de los eventos.

Watchmen, al contrario que su predecesora en HBO, Game of Thrones, posee solo 9 episodios, y al parecer está en duda una segunda temporada, porque según sus creadores, todas las ideas quedaron aquí, se hizo un tremendo producto, que encantó a la crítica y a los fans, y es mejor frenar aquí, a menos que hayan ideas tan buenas como las que se implementaron recién. Personalmente, creo que quizá se podría hacer algo de background con algunos personajes como Laurie, pero comparto con los creadores.

Con estas declaraciones, queda en evidencia de que esta temporada es autoconclusiva, así que no pierda más tiempo y vaya a verla pero en el acto. No por nada, arrasó con sus nominaciones al Emmy, dando un total de 26.

Nota: 9.5