Justice League: The New Frontier
(2008)

La película basada en la novela gráfica escrita por Darwyn Cooke, fue el segundo film en la línea de productos cinematográficos animados de DC Universe. La primera había sido Superman: Doomsday

Ambientada en pleno apogeo de la Guerra Fría. La Segunda Guerra Mundial había finalizado, y el primer enfrentamiento entre el polo soviético y el norteamericano había cesado recientemente (La Guerra de Corea). Estábamos en plena carrera armamentista y espacial… Además, los héroes clásicos eran cuestionados. Batman era un forajido, y se tenía recelo de Flash, Wonder Woman y el mismo Superman.

Existe una gran amenaza que probablemente terminará con la humanidad. Todo depende de la unidad de los seres que conviven en la Tierra, para poder acabar con este terrible caso de extinción.

Justice League: The New Frontier es prácticamente perfecta. Según varios críticos se adapta perfecto a la novela gráfica de Cooke. En términos audiovisuales, los 75 minutos calzan justo, e incluso uno queda con ganas de más.

La historia y guión son los clásicos de una historia de superhéroes. Amenaza global, unión y desenlace. Pero ¿Qué hace tan especial esta entrega por sobre otras de grupos de super héroes? Esta entrega goza de un punto en común con “Justice League: Orígenes Secretos“, pero está abordado de una forma mucho más seria, adulta y violenta.

Hal Jordan es esperanzador, Barry Allen inspira. Los máximos héroes de la Tierra se unen, no porque alguien los haya llamado, no porque deban formar un grupo para proteger el planeta por si acaso, se unen porque deben hacerlo, se unen porque sacrificarían su  vida por el resto sin pensarlo dos veces.

El mensajes es inspirador, y llama a la unión, sobre todo porque esta se desarrolla en una época absoluta de división entre capitalismo y comunismo.  Los personajes llenan la pantalla, cada uno de ellos tiene su razón de estar. Hay un excelente paseo por la historia comiquera de DC y de sus personajes. Además, el dibujo es hermoso, con muchos tintes Vintange y absolutamente inspirado de la novela gráfica. La música es hermosa y armoniosa, Kevin Manthei hace un excelente trabajo.

Si no la han visto, los invito a darle una chance, no se arrepentirán de tremenda obra audiovisual, que inspira y emociona a cada fan de DC Cómics. Sin duda, una de las mejores que he visto en este paseo por las películas animadas.

Nota: 9.5