Galvarino: El arma X

El #0

El inicio de todo este camino de cómic nacional y autogestionado, que demuestra que con organización, amor por lo que se hace y dejando el 100% ya sea con los lápices o las plumas, se puede hacer algo lindo. Un homenaje a aquellos grandes héroes que recorrieron el centro sur de nuestro país, cuando estaban siendo sometidos por la corona española…

El prólogo de seis páginas me dejó con gusto a poco. Creo que esa era la idea, dejarnos con ganas de más. Todo parte con unos pequeños hablando del gran weichafe, la leyenda de Galvarino, que poco a poco se esparcía por el Bío-Bío.

De pronto, los Huicas hacen su primera aparición y buscan dañar a estos infantes… De entre las sombras, aparece el ‘Arma X’, Galvarino, que demuestra toda su ferocidad y sus ganas de venganza. En el final se nos promete que volverá…

Páginas de alto impacto. Con un breve guión que es llevado a cabo de buena forma. Se nos da a entender de que Galvarino ya había participado en batallas, de que su ferocidad era conocida y que el mito se esparcía.

El dibujo es fascinante. Personalmente me declaro un fan de Guido Kid Salinas, evento que voy, póster que le compro. Me gusta el estilo propio que le imprime a cada una de sus ilustraciones y en Galvarino no es la excepción.

Los colores fueron obra de Carlos Badilla, con destacada trayectoria en este arte como Batman o la Liga de la Justicia. Un aliado poderoso que demuestra su talento al colorear el arte de Guido Salinas y la intención de Sebastián Castro.

El níumero #0 fue redondito. Según tengo entendido hubo algunas ediciones físicas de este cómic que personalmente no pude conseguir, pero si lamentablemente te quedaste sin el tuyo y sufres de TOC y eres completista como yo, aquí está el link en donde puedes leerlo de forma online.

La Nota

Los principales criterios evaluativos son el guión y dibujo. Ambos me gustaron demasiado. Si bien la historia es breve, se dan pinceladas del carácter combativo de Galvarino, aparte, en mí cumplió su función, ya que me dejó enganchado y en cuanto lo leí ahorré para adquirir los cómics. Para mí la nota es un 7.5.

Galvarino: La venganza

El primer cómic de 24 páginas del ‘Weichafe’ salió el 2 de septiembre de 2017. Cumplió un año hace poquito y es un buen momento para reseñarlo, más aún a la víspera de Janequeo.

La historia se ambienta en 1557. En esta historia vemos los orígenes de esta arma, según lo califica el propio Caupolicán. La guerra entre huincas y mapuche tiene mucho en juego, pero dentro de esta misma, Galvarino busca su propia cruzada, una historia de venganza contra los que los traicionaron y los que estuvieron presentes contemplando su humillación…

Aquí podemos apreciar en detalle la calidad del guionista y vamos notando su estilo. La historia la cuenta el hombre que le cortó las manos al mapuche. Asustado, muerto de miedo, le relata a Alonso de Ercilla el camino de sangre que ha atravesado Galvarino. La trama es muy buena, entretenida y atrapante.

El dibujo es brutal. Se puede apreciar en mayor detalle la bestialidad de Galvarino. Las escenas de acción son notables, los efecto de movimiento y las emociones demuestran un trabajo al detalle, y se agradece. Los colores le dan vida a los trazos y están muy bien llevados a cabo. Es sin duda un cómic que debiesen leer todos.

El formato es totalmente profesional. Es increíble que se lleve a cabo un cómic nacional con tanta calidad, con puro autogestionamiento y aguante.

Si se compara con una grapa de Unlimited, la gran editorial chilena, no tiene absolutamente nada que envidiarle. Lo cierto es que no puedo compararla con otra edición nacional, ya que este es el único que he tenido en mis manos por más de lo que dura el ‘vitrineo’, pero me llevé una grata impresión de lo realizado por Castro y Salinas.

Como material adicional, en el final del tomo hay un glosario para comprender el vocabulario que se utiliza en el cómic y con algunos bocetos en blanco y negro de algunas de las páginas de la historia.

Un detalle que me encantó, y que también se aprecia en el prólogo, son estos símbolos ‘<>’ cuando hablan los mapuche, lo que significa que están hablando en Mapudungún. Esos pequeños detalles demuestran toda la prolijidad y cariño que se le ha dado a este universo.

La Nota

Un sólido 8.0.