Catwoman

“No es solo un disfraz. Me lo pongo y pasa algo… Yo no lo soporto, pero ella sí. Catwoman lo soporta todo. Todo lo malo que le echa la vida, ella lo devuelve… y ni se inmuta”

Selina Kyle
Selina KyleCatwoman

Villana, heroína, anti-heronína, Selina es de todo un poco. Sus orígenes son brutales, y nos basamos en Catwoman Año 1 para escribirlos.

Selina era una prostituta de Gotham. Se ganaba la vida trabajando para Stan, el que manejaba el negocio de la prostitución en la ciudad. No solo ella trabajaba para él, sino que también Holly, una niña, menor de edad.

Un mal día Selina hizo enojar a Stan, y este la golpeó, lo que provocó que cayera por la ventana hasta el suelo, se pensó que estaba muerta pero la ambulancia llegó oportunamente. Con poca energía, y en el hospital, ella fue aconsejada por el detective Flannery, que le dijo que denunciara a su agresor y que fuera a ver a Ted Grant, nada más y nada menos que Wildcat en persona.

Ella se entrenó con esta vieja gloria de la Sociedad de la Justicia para aprender todo lo que sabía hacer. Stan le obsequió un traje de gata sexy para sus juegos sexuales, pero ella le dio otro significado y lo convirtió en su símbolo, Catwoman.

Dentro de sus primeras apariciones está precisamente una disputa contra Stan, en la que este aparece muerto. En este encuentro Cat conoce a Batman. No se besan hasta el segundo apretón entre ambos, en donde ella se aprovecha de aquello y termina venciendo al murciélago. A partir de aquí comienza la gran dualidad de Catwoman junto a Batman, lo que los hace una de las mejores parejas disparejas de las historietas.