Hijo de Batman
(2014)

Esta entrega de DC Comics es la segunda del Universo compartido de películas de esta editorial. Se nos introduce, por primera vez en la animación, al heredero del murciélago, a Damian Wayne, el cuarto Robin, la sangre de Batman y de Talia Al-Ghul, hija de Ra’s.

Batman fue drogado por Talia Al-Ghul, para que luego esta se aprovechara el murciélago. Sin embargo, y como lo afirma el propio Bruce, lo disfrutó, así que de alguna forma si hubo cierto consentimiento, el tema fue que Talia tenía todo planeado para quedar embarazada del ser humano más perfecto genéticamente hablando, y sumado con su sangre, nacería el humano con mayor dote físico y psicológico, ya que los genes pesan. La película nos cuenta brevemente este hecho, y se centra la búsqueda de venganza del joven Damian, que ve como su abuelo, Ra’s, fue asesinado por Deathstroke, que tomó posesión de La Liga de las Sombras.

Los planes de Slade llegan a Gotham, por lo que Batman tiene que intervenir, no sin antes conocer a su hijo, ya que Talia se lo presenta, y se lo deja encargado. Batman, sorprendido, acepta y empieza a guiar a Damian por el camino de la justicia, no de la venganza. Imaginen a un chico entrenado de pequeño para asesinar… Ya escalaba montañas a los cuatro años… TREMENDO.

La animación mantiene la misma línea que su predecesora, Justice League: War, y de a poco nos va introduciendo más personajes, como Nightwing. Las escenas de acción están bien desarrolladas, y ha decir verdad, este producto está muy bien desarrollado, en  cuanto a personajes y trama.

También, cabe destacar que esta película se inspira de “Batman e Hijo”, la introducción de Damian en el universo de DC, y colección que editó en su tiempo Unlimited Cómics aquí en Chile.

La entrega animada mantiene el ritmo y calidad de su predecesora, es entretenida, y personalmente me encanta Damian y su personalidad.

Nota: 8.3