The Flash – Season 5 (2018)

No era muy difícil superar el fiasco de la temporada 4. La serie del velocista escarlata arregla varias cosas, mejora en cuanto a trama y guión… Aunque seguimos viendo, por momentos, a un Barry que no aprende bien sus lecciones, mientras que, en otras ocasiones, Flash actúa como siempre debiese actuar. Flash temporada 5 mejora circunstancialmente, vuelve a ser un show disfrutable y se siguen metiendo con un tema que apasiona… los viajes en el tiempo y sus consecuencias.

El final de la temporada 4 nos introdujo a Nora West-Allen, hija de Barry e Iris y proveniente del 2049. Nora quería conocer a su padre, trabajar con él, y salvarlo de su inminente muerte en la Crisis, en donde desapareció, en el 2024. Para eso, ella creía que derrotando a Cicada bastaría para alterar la línea del tiempo.

El problema fue que al intervenir en los sucesos finales de la temporada 4, Cicada (villano que Flash nunca capturó en el futuro) fue otra persona, no fue David Hersh, sino Orlin Dwyer. Y, como en cada temporada del velocista escarlata, tenemos villanos nuevos. Ya no fue el acelerador de partículas, ni un cambio en la time-line, ni el autobús lleno de metas, sino que ahora había metatecnología, que le otorgaba poderes a las personas que las obtenía, así Cicada controlaba una daga, que anulaba los poderes de otros metas, para matarlos, porque claro, Cicada quería eliminar a cada meta de la Tierra.

Nora es un buen personaje. Muy similar a su padre en actitud, interesante en cuanto a personalidad y muy bien escogida en el cast. Lo único que no me gustó de Jessica Parker, la actriz, es la forma que tenía para correr, pero bueno. El otro nuevo integrante al Team Flash fue Harrison Sherloque Wells, y me gustó. No hay mucho más que agregar de Tom Cavanagh, que tiene un gran talento actoral, además, no es la única sorpresa que nos tiene Tom en esta temporada…

Barry avanza en algunos puntos, pero sigue manteniéndose en la idiotez en otros. Sin embargo, este Flash me gusta mucho más que el de la temporada anterior. Si bien, depende de su equipo, en varias ocasiones decide él, y decide bien, como Flash lo haría. También se vale de su mente, de su estrategia, más allá de sus poderes, y eso me gusta mucho.

Iris también avanza, me gustó que volviera a ser la reportera intrépida que debe ser, que funde su medio, que sea atrevida, me gustas así Iris, no encerrada en Star Labs. Caitlin es otra que avanza mucho, y en la que hay bastante desarrollo, digno de ver y analizar. Ralph, por su parte, sigue siendo el alivio dramático, pero también crece en su desarrollo de personaje.

Hablemos de Cicada. Me parecen un tanto débiles sus motivaciones, pero su soundtrack y la actuación de Chris Klein son dos elementos potentes para este villano, que impone respeto desde el principio. No fue el mejor villano, pero fue bien representado y generó problemas suficientes para el Team Flash.

En síntesis, Flash encarrila el rumbo perdido en la temporada anterior, y si bien no llega al nivel de sus primeras dos entregas, nos deja una esperanza de que puede mejorar mucho más para la siguiente temporada de Flash, el hombre más rápido del mundo.

Nota: 6.8