Batman: Se cierra el círculo (1988)

El tercer tomo de Planeta de Agostini contiene el número completo de “Se cierra el círculo” y la primera parte de la siguiente historia, “Las 10 noches de la bestia”. Hoy analizaremos la primera historia, de como Batman logra cerrar, de alguna forma, esa vieja herida que lo había motivado a ser alguien más, algo más. 

El Sesgador ha vuelto… Pero cómo, si murió en el número pasado… De la mano de Mike Barr y Alan Davis, el Sesgador volvía a asolar la ciudad, dejando en plena confusión a la pobre Rachel Caspian, que ahora estaba en un convento (hija del Sesgador).

La venganza nunca es buena, tal y como dice ese antiguo refrán. Aquí lo podemos ver bien ejemplificado. En verdad solo eran las sombras del Sesgador, ya que otra persona se encontraba bajo los ropajes de él… Era nada más y nada menos que el hijo de Joe Chill, que ahora buscaba venganza por la muerte de su padre.

Ojo que él no es el único personaje nuevo de la entrega, porque Robin también aparece, en una de sus primeras aventuras junto al murciélago. Un Robin, por lo demás, clave, en el desarrollo de la historia.

Lo cierto es que la historia es corta, y se hace rápida de leer. Vas entendiendo bien las motivaciones de ambos bandos, y ves como en el final, Batman, un casi roto Batman, logra cerrar el círculo de una vez por todas. Una hermosa historia, que contiene un potente mensaje acerca del perdón y la aceptación.

Claramente, esta historia también está alejada del canon, pero si pueden leerla, junto con Batman Año 2, por favor hánganlo.

[Al final del cómic, en la edición planeta de Agostini, le ponen la primera parte de las 10 noches de la bestia, historia que analizaremos en la siguiente entrada]

Nota: 7.0