Génesis (1997)

Escrito por John Byrne, con dibujos de Ron Wagner y tintas de Joe Rubinstein, Génesis es una historia que se queda corta en todos los sentidos. Intenta explicar la creación de los superseres, habla de la “Ola Divina” y también aparece el Muro de la Fuente, muchos conceptos, muchas cosas más extrañas de lo normal para un cómic, que trata de ser épico, pero que se queda en lo simplón y lo inentendible. 

Leí Génesis con la esperanza de que me contaran algo de Apokolips y Nuevo Génesis, y claro, aparecen dentro de la entrega, ya la consigna de esta miniserie de 4 números es que el universo estallará, arrasando con toda la vida y dando paso al “Quinto Mundo”, por que estamos en el “Cuarto Mundo”. Esto tiene lugar en la Tierra, por ende muchos héroes se reúnen para ver que sucede, teniendo en cuenta que varios de los poderes de ellos están fallando, como la velocidad de Flash, o los poderes de Superman (por cierto, es el Superman eléctrico medio extraño de mediados de los ’90).

El evento viene a ser algo inconsistente, sobre todo teniendo en cuenta que Invasión explicaba un poco la idea del meta-gen. Sin embargo, la de Génesis es que una “Ola Divina” se desató en el inicio del cosmos y aporto con los nuevos dioses, los dioses griegos, egipcios, etc, las divinidades antiguas. Cuando llegó al borde rebotó y creó a los héroes que conocemos en las páginas de los cómics, para finalmente rebotar de nuevo, por eso los poderes de varios fallan, y al volver a chocar, la ola explotaría dejando el Quinto Mundo como el mundo definitivo. Los tie-ins de esta serie son absolutamente evitables, como también lo es el mismo evento en sí, ya que no tiene ninguna repercusión en el cosmos o en las historias de DC, fue un reinicio, pero no nos dimos cuenta, nos levantamos más esperanzados porque todos colaboramos para evitar esto, pero no pasó nada más.

Mucha de la trama se siente inconexa entre sí, lo mismo para el dibujo y el arte, que lamentablemente no dan la talla, y esto, acompañado con los diálogos, no aporta para el tono de epicidad que debía, o se pensaba que debía, tener esta mineserie.

He leído cosas inconexas en DC, pero esto es ridículo…

Nota: 3.5