Avatar: La leyenda de Aang
(2005-2008)

Pocas series animadas se le igualan. La capacidad narrativa de la historia, la evolución de sus personajes, la calidad en animación y también la visión para que sea una serie muy seria, pero con grandes matices de humor, son algunas de las características que hacen de Avatar, una de las mejores historias animadas que haya tenido el placer de ver.

Desconozco la razón, motivo, circunstancia, del por qué no vi esta serie antes. Probablemente me la habré topado en Nickelodeon cuando chico, pero no enganché. Ahora, de grande, e influenciado por una fanática de la serie que me hablaba de la nación de fuego, el reino tierra, la tribu agua y los nómades aire, me picó el bichito de la curiosidad y le di una oportunidad. No pude haber decidido mejor. Vamos a la serie.

Avatar: La leyenda de Aang, es una serie que consta de tres temporadas, llamadas libros. Libro Agua, Tierra y Fuego. Está ambientada en un universo en donde algunos seres humanos son capaces de dominar los elementos (agua, tierra, fuego, aire) a su antojo. El nacer con esta habilidad los convierte en “Maestros” del poder que controlan. Es responsabilidad del Avatar (que es capaz de dominar los cuatro elementos) mantener el equilibrio en el mundo. El problema es que la serie parte contándonos que en algún momento había paz, pero el Avatar desapareció, y la nación de fuego atacó.

La animación de Nickelodeon se va explicando sola a medida que avanzan los capítulos. No quedan dudas, y las que nos quedan son respondidas eficazmente en las temporadas siguientes, y si aún así quedan preguntas, todo se disuelve con los cómics (que también serán reseñados en el sitio) que sacaron.

La leyenda de Aang es el clásico camino del héroe, el camino que Aang debe seguir para dominar los cuatro elementos y terminar con la guerra. Todo está lleno de aventuras, con una gran narrativa que nos permite ahondar a profundidad con todos los personajes regulares. Sokka, Katara y Aang son claramente definidos desde un principio, pero siguen evolucionando conforme avanzan los capítulos. Lo mismo para Zuko, príncipe de la nación de fuego que busca al Avatar. Inclusive Iroh, el tío de Zuko, posee un desarrollo potente al que hay que estar atentos.

La serie te enseña de muchas cosas conforme va avanzando, cosas como la unidad, como el perdón. Los capítulos de relleno que tiene son entretenidos y aportan a la trama o a la historia de los personajes. La banda sonora utilizada para dar vida a la animación es notable, te emociona, particularmente a mí me erizó la piel al final de la primera temporada y al final de la serie. Fascinante.

Causa curiosidad, que en una época en donde se cuestionaba menos el tema del género, podemos ver una serie en la que las mujeres claramente llevan la batuta. Son fuertes, decididas, guerreras, con ganas de devorarse el mundo, al igual que los hombres. Este, claramente, es otro plus que destaca a Avatar por sobre las demás animaciones.

Avatar: La leyenda de Aang, es una serie que hay que ver, déjate llevar y súbete a Appa, para volar en esta fascinante experiencia, llena de mitología, amistad, acción, aventura, equidad y unidad.

Nota: 9.0